Actualidad

¿Sabías cómo se defienden las plantas?

Sabías cómo se defienden las plantas

Las plantas no pueden huir de los problemas, pero tampoco se quedan paralizadas ante ellos. Reciben amenazas por distintas vías y ante esta necesidad de enfrentar cualquier problema, son capaces de poner en marcha el mecanismo más adecuado para protegerse. Estos ataques provienen de factores externos: plagas, sequía, exceso de agua, exposición directa al sol o contaminación entre otros.

Utilizan una sorprendente variedad de recursos defensivos, incluyendo sobornos a sus atacantes, alianzas con otros organismos o complicadas respuestas celulares semejantes a las que utilizan los animales. A grandes rasgos, podríamos distinguir estas defensas en dos tipos: aquellas que están siempre presentes o las que aparecen temporalmente en respuesta a un ataque puntual.

Una parte esencial para disparar la defensa es el reconocimiento del atacante, por eso algunas de estas respuestas se producen a nivel químico, siendo capaces las plantas de generar una serie de sustancias irritantes, repulsivas o venenosas para los herbívoros. De esta forma, por ejemplo, algunas desarrollan sabores amargos para evitar ser ingeridas, todo ello, sin necesidad de moverse del sitio.

También se han descrito casos de sustancias emitidas al ambiente por plantas que están siendo atacadas por plagas para alertar a plantas de su misma especie de un posible futuro ataque. Incluso mediante la emisión de sustancias han sido capaces de reclutar a otros organismos para que las defiendan.

Muchas plantas están armadas con espinas, capaces de disuadir a la mayoría de sus posibles consumidores. Este es el caso de las plantas que habitan en lugares áridos, estando preparadas para la escasez de agua y nutrientes, pues deben adaptarse a esta situación extrema a la vez que se protegen de sus depredadores. Todos estos mecanismos funcionan bien contra patógenos y herbívoros, por ello, la mayoría de las plantas sobreviven a tales ataques.

Mediante la investigación se espera interceptar las líneas de comunicación entre la planta y los insectos para proteger las cosechas que estos últimos amenazan, siendo esencial para manipular dichas relaciones entre las especies comprender el sistema ecológico.

 

La carencia de agua, uno de los factores más importantes para el desarrollo de las plantas, constituye una de las principales fuentes de estrés. Por ello, éstas han desarrollado respuestas que les permiten tolerar diferentes niveles de déficit de agua, desde un estrés hídrico leve, causado por la disminución del potencial hídrico, hasta aquellas que les permiten sobrevivir en hábitats desérticos. Estas respuestas incluyen modificaciones en el crecimiento, el desarrollo del metabolismo C4 y CAM, cierre de estomas y cambios en la expresión de genes. También alargan sus raíces para conseguir agua del suelo o aumentar su transpiración en momentos de mucho calor.

Lo importante es entender que las plantas, al igual que todos los seres vivos, poseen mecanismos y estrategias sofisticadas para sobrevivir a la interacción con otros organismos y a las condiciones meteorológicas adversas, por desgracia, cada vez más habituales a causa del cambio climático.

Para destacar su importancia y así reflejar la fascinación que sentimos por ellas, el 18 de mayo se celebra el Día Internacional de la Fascinación por las Plantas.

18 de mayo se celebra el Día Internacional de la Fascinación por las Plantas

Este día es celebrado por numerosas organizaciones, instituciones científicas, universidades, jardines botánicos y museos, así como agricultores y empresas, quiénes se encargan de organizar distintos eventos y actividades.

Las plantas son esenciales para la vida en el planeta, formando parte de todos los ecosistemas, las cuáles han ido evolucionando y adaptándose a diversos climas y condiciones del suelo. Aportan oxígeno, protegen al suelo de la erosión, contribuyen a la regulación del clima, son fundamentales en la cadena alimentaria, pues proporcionan alimentos, permiten la obtención de productos como el papel, la madera, el corcho, productos farmacéuticos… son seres sin los cuales la vida en la Tierra no sería posible y cuyo papel es clave para la conservación del medio ambiente.

La investigación en el mundo vegetal es fundamental para el desarrollo del medio ambiente, la sociedad y la economía, tanto en la actualidad como con vistas al futuro.

 

Deja un comentario