“Los medicamentos para las plantas deben ser prescritos y administrados por profesionales habilitados para ello” – Tomás García Azcárate

“Los medicamentos para las plantas deben ser prescritos y administrados por profesionales habilitados para ello” – Tomás García Azcárate

Tomás García Azcárate es científico titular del IEGD-CCHS del CSIC. Su amplio bagaje profesional y conocimiento de la Política Agraria Común le han convertido en uno de los expertos con mayor conocimiento del sector.

En las siguientes líneas charlamos con él acerca de los cambios que tanto las Estrategias ‘De la granja a la mesa’ y de «Biodiversidad 2030′, como los eco-esquemas de la futura PAC pueden acarrear para el futuro de la sanidad vegetal.

PREGUNTA.- Han transcurrido ya más de seis meses desde que la UE anunciase las líneas básicas que seguirán las Estrategias «De la granja a la mesa» y de «Biodiversidad 2030. En base a lo ya conocido, todo indica que, una vez sean efectivas, tendrán un impacto directo tanto en los sistemas productivos como en la sanidad vegetal. Con respecto a esta última, ¿qué implicaciones cree que tendrán?

RESPUESTA.- Ambas Estrategias promueven una transición hacia un sistema alimentario sostenible de la UE “que proteja la seguridad alimentaria y garantice el acceso a dietas sanas con origen en un planeta sano”.

«O somos protagonistas activos o somos víctimas pasivas».

La adaptación y mitigación del cambio climático sin contar con un sistema alimentario no es una opción. O se protagoniza con políticas activas y cambios de comportamientos de todos los actores de la sociedad, o se padece de forma pasiva, a golpe de DANA, nevadas espectaculares, sequías e inundaciones. O somos protagonistas activos o somos víctimas pasivas.

Entre los indicadores que proponen ambas estrategias al horizonte 2030 destacan, entre otros, una reducción del 50% del uso de plaguicidas químicos y que la agricultura ecológica cubra el 25% de la superficie agraria europea.

Estos indicadores han provocado fuertes reacciones y han canalizado las resistencias de una buena parte de la “profesión” agraria a cambios de esta magnitud, fijándose en lo anecdótico (las cifras concretas, sujetas a revisión) y no en lo esencial (el cambio necesario).

Ambas Estrategias impactan directamente sobre los sistemas productivos, la sanidad vegetal y las empresas del sector. No solo hay que producir más con menos, además hay que producir mejor.

P.- Teniendo presente el punto de partida, ¿cuáles son los aspectos que, en su opinión, deberían regularse para que las Estrategias contribuyan realmente a mejorar las deficiencias del sistema en materia de sanidad vegetal

 R.- Las propias Estrategias incluyen una larga lista de futuras reglamentaciones y un calendario indicativo, que la pandemia ya ha perturbado significativamente.

Pero la indispensable transición ecológica no será un éxito sin la participación activa de toda la sociedad. Las leyes son útiles como un instrumento más del cambio de mentalidad necesario. Pero no se salva el planeta a golpe de Boletines Oficiales del Estado.

Si tuviera que destacar un cambio entre los necesarios, yo señalaría el control de la utilización de los productos fitosanitarios.

Los medicamentos para los seres humanos son recetados por los médicos, y las autoridades sanitarias hacen grandes campañas contra la auto-medicación. Los medicamentos para los animales están controlados por los veterinarios, y, gracias a ello, el consumo, por ejemplo, de antibióticos en las cabañas ha disminuido drásticamente. Los medicamentos para las plantas deben ser prescritos y administrados por profesionales habilitados para ello, que comprometen su responsabilidad personal en sus prescripciones.

P.- La nueva PAC tampoco es ajena a este cambio de rumbo e introduce como novedad los eco-esquemas, ¿cuál es su finalidad y qué repercusión pueden tener para la sanidad vegetal europea?

R.- Los eco-esquemas serían un tipo de medida agroambiental (por lo tanto, las exigencias a cumplir tienen que ir más allá de las obligaciones legales), aplicable a gran escala. Como están previstos en el primer pilar de la PAC, no habrá cofinanciación nacional.

«Con los eco-esquemas se acompaña a aquellos productores que quieren ser actores activos de la necesaria transición ecológica.s».

Es un paso más en el proceso de reforma de la PAC para transformar las ayudas a los agricultores en ayudas finalistas, es decir, ligadas a ciertos objetivos, como lo son ya, por ejemplo, las ayudas a los fondos operativos de las organizaciones de productores de frutas y hortalizas.

Con la eco-condicionalidad se remunera a los agricultores que quieren seguir cultivando “en buen padre de familia”. Con los eco-esquemas se acompaña a aquellos productores que quieren ser actores activos de la necesaria transición ecológica.

P.- Para concluir, ¿hacia dónde cree que debe caminar la sanidad vegetal en el corto/medio plazo?

R.- El desafío de construir sistemas alimentarios sostenibles es gigantesco. Felizmente, la tecnología, la investigación y la innovación nos van a ayudar en este camino. Hasta ahora se han producido muchos cambios en la estructura de la industria, siendo la nueva Syngenta buena prueba de ella. Ha llegado la hora de cambios en la misión de las propias empresas.

Durante décadas, los empleados más eficientes han sido aquellos que han superado sus objetivos de venta. En un futuro, serán aquellos que sepan acompañar mejor al agricultor en la búsqueda de máxima eficiencia y menor consumo, los que acompañen al agricultor en la gestión sostenible de su explotación. Me consta que, Syngenta con el “Good Growth Plan” y la “operación polinizador” están ya encaminándose hacia el futuro.

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *