La importancia del momento y condiciones de aplicación de herbicidas en cereales

La importancia del momento y condiciones de aplicación de herbicidas en cereales

La importancia del momento y condiciones de aplicación de herbicidas en cereales

El uso de herbicidas en cereales de invierno es una de las herramientas habituales de los agricultores para el control de las malas hierbas. Para obtener los mejores resultados y conseguir la máxima eficacia de los herbicidas que se utilicen es importante el momento y las condiciones de aplicación.

Por ello, es de gran importancia conocer los factores que influyen en el momento idóneo de aplicación. De forma general, el momento de aplicación de los herbicidas en cereal depende de una correcta identificación de las malas hierbas en la parcela, las condiciones ambientales y el propio estado del cultivo y las malas hierbas.

La eficacia de los herbicidas, concretamente en aplicaciones de preemergencia y postemergencia temprana, se puede mejorar identificando aquellas situaciones favorables de aplicación, que llevarán a un buen control de las malas hierbas. Sin embargo, si los herbicidas se aplican en situaciones desfavorables la eficacia de la solución se verá mermada y, por tanto, el control de las malas hierbas será deficiente.

¿Qué situaciones son favorables para la aplicación de herbicidas en cereales?

Las condiciones favorables que permitirán aumentar la eficacia del herbicida son variadas y es necesario conocerlas para ajustar el momento y las condiciones de la aplicación de tal forma que se cumplan la mayor parte de ellas:

  • Identificación de las malas hierbas de la parcela: conocer las características de las principales malas hierbas, así como su ciclo biológico, facilitará la elección del herbicida que mejor se ajuste al momento de aplicación. Además, el conocimiento de las malas hierbas de la parcela orientará la aplicación de los herbicidas que complementen su espectro de acción.
  • Humedad del suelo: el momento idóneo para tratamientos preemergencia sería aplicar en tempero. Lo ideal es que el herbicida sea incorporado por la lluvia o un riego para que su actuación sea más rápida y quede protegido frente a la degradación ambiental. En aplicaciones de postemergencia interesa realizar la aplicación con una humedad relativa superior al 60%.
  •  Estadio de la mala hierba: la eficacia del herbicida aumenta cuando se aplica sobre las malas hierbas por emerger (en herbicidas preemergentes) y plántulas jóvenes (1-6 hojas) en las postemergencia temprana (mejor 1-2 hojas), ya que son los estadíos más sensibles. Hay herbicidas preemergentes con muy buenas eficacias en postemergencia temprana.
  • Maquinaria de aplicación: es muy importante tener en perfectas condiciones y calibrada la maquinaria de aplicación del producto.. A la hora de aplicar un herbicida habrá que calcular bien el volumen de caldo para cubrir toda la parcela, así como mantener los filtros limpios para evitar contaminaciones y posibles reducciones de la efectividad. Muy importante calibrar las boquillas de aplicación y la presión, velocidad y altura.
  • Seguir las indicaciones de las etiquetas: en ellas se recoge toda la información con respecto al producto. Además, de indicar las condiciones que debe tener nuestro cultivo para que no se vea afectado, es decir, un estado sano y sin estrés.
  • Asesoramiento técnico líder: contar con el apoyo de un equipo técnico líder y un porfolio de soluciones amplio. En Syngenta contamos con un catálogo de soluciones que van desde preemergencia hasta postemergencia. Además, disponemos de un abanico de opciones ante problemas de control en postemergencia normal y tardía, con estrategias que ayudan a minimizar la aparición de resistencias.

Situaciones que evitar en la aplicación de herbicidas en cereales

Las condiciones de aplicación que hacen que la eficacia del herbicida no sea la óptima son variadas y se pueden clasificar por:

  • Condiciones ambientales: evitar la aplicación en amplitudes térmicas de más de 15ºC, en presencia de vientos que pueden provocar derivas y mala distribución del herbicida.
  • Estado de cultivo: hay que evitar aplicar el herbicida con cultivos estresados (presencia de plagas, encharcamientos, sequías, heladas etc.), así como con malas hierbas muy desarrolladas.
  • Estado de la maquinaría: una deficiente regulación de la maquinaria, o no revisada, así como, una selección errónea de boquillas de aplicación puede llevar a problemas de mala calidad de aplicación, deficiente eficacia, fitotoxicidad o aparición de resistencias en determinadas zonas de la parcela por aplicación de dosis subletales.
  • Mezclas e incompatibles: es necesario ver incompatibilidades de productos a aplicar, así como el orden de aplicación. Si se utilizan mezclas incompatibles puede darse el caso de producirse precipitaciones en filtros y boquillas que se traducen en una mala calidad de la aplicación. Además, puede darse el caso de fitotoxicidades en el cultivo o incluso pérdida de eficacia al producirse antagonismos entre las formulaciones.
El catálogo de herbicidas de Syngenta proporciona al agricultor flexibilidad en su uso, ya que muchas de nuestras soluciones en preemergencia también pueden aplicarse en postemergencia temprana, en el caso de que el agricultor no haya podido aplicar la solución en el momento óptimo. Teniendo a mano este catálogo y buscando las condiciones favorables de aplicación se conseguirá obtener una eficacia óptima del herbicida en el cultivo de cereal.

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.