Incidencia de virus en cultivos hortícolas en Almería: PeVYV en pimiento y ToBRFV en tomate.

Incidencia de virus en cultivos hortícolas en Almería: PeVYV en pimiento y ToBRFV en tomate.

La incidencia de virus en cultivos hortícolas en Almería puede suponer una amenaza para cultivos tan importantes como el tomate y el pimiento. En la campaña de 2020/21 la provincia de Almería alcanzó las 32.000 hectáreas cultivadas de hortícolas, de las cuales 12.252 corresponden al cultivo del pimiento y 8.393 al cultivo del tomate.

El inicio de la campaña de pimiento 2020 en los invernaderos de Almería estuvo marcado por un incremento importante de virosis transmitidas por Trips (Frankiniella occidentalis). Se debe hacer un correcto control de estos pequeños insectos, ya que suponen una amenaza a los cultivos de tomate y pimiento, puesto que también son vectores de virus.

Según datos de la RAIF en la campaña de 2020 se observó presencia de trips en la totalidad de los invernaderos muestreados, coincidiendo con la recta final del ciclo de cultivo, detectándose daños en 1 de cada 20 frutos.

En este artículo os hablaremos de dos importantes virus que afectan a estas hortalizas, y la incidencia que han tenido en los cultivos de invernadero de Almería.

Virus de las venas amarillas del pimiento. (PeVYV). Pepper Vein Yellow Virus

Pimiento PeVYV

Este virus fue detectado en España en 2013, en invernaderos de la provincia de Almería. Las plantaciones que se ven más afectadas son las tardías, las cuales suponen aproximadamente el 40% del total.

Los principales síntomas son el amarilleo de la parte intermedia-alta de la planta, en las que se curvan ligeramente las hojas hacia el haz, mientras que la parte baja se mantiene sin cambios.

Los frutos maduran de forma poco uniforme y presentan decoloraciones, pueden llegar a perder el nivel de turgencia y tamaño, presentando una forma achatada.

Se transmite únicamente por áfidos, por lo que es muy importante controlar las poblaciones de pulgones en invernaderos en los que se han detectado plantas de pimiento con la presencia de este virus.

Las especies de pulgones citadas como transmisoras de este virus son Myzus persicae, con tiempo de adquisición y transmisión de más de 24 horas,y más eficazmente por Aphis gossypii, con tiempo de adquisición de tan solo 5 minutos y transmisión de pocas horas.

Incidencia en la campaña 2020 del Virus de las venas amarillas del pimiento

Esta campaña ha habido más pérdidas de plantas en los invernaderos por virus en pimiento, por encima de otras campañas, principalmente debido a que el virus supera las resistencias de algunas variedades.

Según la RAIF (Red de Alerta e Información Fitosanitaria de Andalucía), la incidencia del pulgón Aphis gossypii en la provincia de Almería durante la campaña 2020, ha estado presente en 1 de cada 2 de las parcelas muestreadas y en 1 de cada 50 plantas.

El cambio climático es un factor que perjudica al modelo de plantación temprana, pues los virus se desarrollan con más facilidad y se replican más rápido, además de que con el calor las plantas se estresan más.

De cara a la futura campaña 2021/22 se recomienda seguir adaptando el control biológico de los vectores que transmiten este virus en los cultivos de tomate y pimiento. Sin embargo, en aquellas fincas donde no se haya detectado la presencia de la plaga, se puede llevar a cabo una introducción progresiva de los enemigos naturales de estos vectores.

Por último, no se puede olvidar la importancia que tienen otras medidas preventivas ya que resulta imprescindible complementar las sueltas de enemigos naturales con iniciativas como eliminación de material vegetal, doble puerta, trampas cromáticas, limpieza de maquinaria, empleo de pediluvio, etc.

Virus rugoso del Tomate. (ToBRFV). Tomato Brown Rugose Fruit Virus

Virus tomate

Fue detectado por primera vez en 2014 en Israel, mientras que en España apareció a finales de 2019 en un invernadero de tomates en la provincia de Almería. Las principales plantas hospedadoras de este virus son el tomate y el pimiento.

La alta peligrosidad de este virus radica en su fácil transmisión, grave sintomatología, alta estabilidad y prolongada persistencia.

Se manifiesta mediante clorosis, mosaico y moteado con estrechamiento de las hojas, mientras que en el fruto se observan manchas amarillas o marrones con síntomas rugosos que deprecian el valor comercial de estos. Además, el fruto puede presentar deformaciones y tener una maduración irregular.

Este virus se transmite por contacto de forma rápida, fácil y eficaz. Se sabe que el virus puede diseminarse mediante el contacto con la planta con herramientas contaminadas, ropa o manos. Además, puede transmitirse mediante material de propagación como injertos y esquejes, y el contacto directo entre plantas.

Incidencia en la campaña 2020 del Virus rugoso del Tomate.

Debido a que el ToBRFV fue detectado por primera vez en invernaderos de Almería a finales de 2019, las siguientes campañas han estado marcadas por la vigilancia y la puesta en marcha de medidas de control para evitar la propagación del virus.

Al ser un virus de reciente descubrimiento y haberse detectado en Almería por primera vez en Europa,  se catalogó rápidamente cómo nuevo organismo nocivo, y se estableció una reglamentación europea donde se establecen medidas para evitar la introducción y propagación por Europa (Reglamento 2020/1191 de la CE).

La rápida actuación de las autoridades en el establecimiento de medidas para contener la propagación y el esfuerzo de numerosas entidades en la difusión del conocimiento sobre este virus, consiguieron que en la campaña 2019/2020 se registraran únicamente incidencias en 6 invernaderos de Almería (con una superficie total afectada de 6,25 ha.), cómo se recoge en el informe de la EPPO 2020/039.

Posteriormente a esta incidencia, en febrero de 2020, se volvió a detectar la presencia del virus en lotes de semillas de pimiento de un centro de investigación de El Ejido. La rápida detección y eliminación de los lotes de semillas detectados cómo positivo, evitaron la propagación del virus de forma masiva durante la campaña.

La última incidencia con el ToBRFV en España se registró por parte de EPPO en octubre y noviembre de 2020. La primera incidencia fue en un invernadero de investigación en plantas de tomate, mientras que la incidencia de noviembre fue en plantas de pimiento en unidades de mejora genética de empresas productoras de semillas. Nuevamente, la rápida actuación de las empresas y autoridades hicieron posible el control de la propagación del virus.

Aunque la incidencia de este virus en España no ha tenido consecuencias tan devastadoras como en otros países, para la futura campaña de tomate de 2021, se continúa trabajando para desarrollar variedades resistentes.

En definitiva, asegurando un adecuado manejo y aplicando las medidas preventivas oportunas mencionadas anteriormente, contribuirán a minimizar la propagación de los virus en los cultivos, y de esta manera reducir las pérdidas económicas.

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.