Galium, una amenaza para el cereal de invierno

Galium portada

Galium, una amenaza para el cereal de invierno

La Galium, conocida como amor del hortelano, es otra mala hierba anual que puede restar productividad en el cultivo de cereal de invierno, siendo necesario su control para que no supongan un riesgo importante para el desarrollo de las plantas.

Es una de las malas hierbas típica de los campos de cereales y remolacha, pero también se presenta en otros cultivos como colza y leguminosas, así como olivar e incluso en los cultivos de alcachofa

El control de ella es muy importante en los cereales de invierno, ya que impactan directamente sobre la cosecha, reduciendo el rendimiento del cultivo y la calidad del grano. Esto puede perjudicar el cultivo y ocasionar pérdidas económicas. 

Galium permanece en el cultivo a lo largo de los años por la gran cantidad de semillas que produce y la germinación escalonada que presenta. Su eliminación es una de las principales preocupaciones de los agricultores 

Es un género de plantas herbáceas y perennes de la familia Rubiaceae que comprende más de 400 especies que están distribuidas principalmente por las regiones templadas. Es una planta anual con nascencia otoño – invierno cuyo ciclo es un poco más largo que el de los cultivos de otoño a los que acompaña.

De tallo alargado y fino, hojas con forma de punta de lanza y flores blancas que aparecen en inflorescencias cimosas (determinadas, abiertas o definidas). El fruto no es comestible y tiene forma globosa. 

Aparece sobre cualquier PH y es propia de suelos profundos, frescos y ricos en nutrientes, aunque evita los arenosos. Esta especie es más competitiva en aquellas zonas con precipitaciones abundantes.

De esta mala hierba anual del grupo de las Rubiaceae, las más importantes a conocer por su presencia en los cereales de invierno son las subespecies Galium Aparine  y Galium tricornutum.

Galium aparine

Galium características (1)

Conocida como Lapa, se encuentra en muchos tipos de suelo, aunque prefiere los arcillosos y ricos en nutrientes. Es una especie arvense típica de los cereales, pero también remolacha y huertos, siendo muy competitiva cuando hay precipitaciones altas. 

Es una planta herbácea anual, rastrera, con tallos trepadores y ramificados. Pueden alcanzar 150 cm de longitud.

 Las características diferenciadoras en las que hay que fijarse son:

Galium características (2)

  • Presenta cotiledones (encargados de proporcionar los nutrientes necesarios y adecuados para la germinación de la semilla) ovales de gran tamaño y carnosos.
  • Las hojas forman conjuntos de ramas de 6 a 8 unidades.
  • Otra característica de esta especie es su emergencia escalonada en la mayoría de las zonas lo que dificulta su control. Esta comienza a mediados de noviembre y se puede prolongar hasta febrero.
  • Las semillas presentan una latencia relativamente corta y cuando germinan las raíces alcanzan grandes profundidades. Es por ello una fuerte competidora con los cereales por el agua y los nutrientes y en ocasiones por la luz.
  • Un problema añadido de esta especie es la dificultad de controlarla con los herbicidas habituales, lo que exige invertir en herbicidas específicos para su control.

Galium características (3)

Galium tricornutum

Es una planta anual de emergencia otoñal que crece en herbazales de campos de cereales y con aspecto muy similar a Galium Aparine.

A veces es trepadora, de color verde oscuro o pardo verdoso. Las características diferenciadoras en las que hay que fijarse son:

  • Presenta cotiledones oval-alargados grandes peciolados.
  • Sus tallos son largos, simples o a veces ramificados.
  • Las hojas son sésiles (la hoja se une directamente al tallo sin presencia de peciolo) y verticiladas (de un mismo nudo en el tallo nacen un grupo de hojas)
  • Se diferencia de Galium Aparine por el fruto ya que es granuloso y no tiene pelos.

Galium fruto

¿Cómo identificamos las diferentes especies de Galium? Nuestros expertos te explican como identificarlas en este vídeo:

Medidas de control de Galium

El control de malas hierbas en cereales de invierno es una de las principales tareas que requiere el cultivo, y una de las que más inversión económica requiere. El manejo se complica cuando hay problemas de resistencias y/o cuando las densidades son muy altas.

Dentro de las medidas de control que podemos llevar a cabo para controlar y reducir la población de Galium en los cereales de invierno están:

  • Rotación de cultivos. Tiene una eficacia baja-media. Al introducir cultivos de siembra primaveral amplia el tiempo desde el otoño hasta la próxima siembra para eliminar esta mala hierba por métodos químicos o mecánicos. Deben preferirse los cultivos en los que pueden emplearse herbicidas eficaces para evitar re-infestaciones.
  • Barbecho: Su eficiencia aumenta si durante el otoño e invierno se realizan labores superficiales para provocar la nacencia y eliminación de las semillas del suelo
  • Laboreo: presenta una eficacia baja por la renovación de semillas desde capas profundas.
  • Herbicidas: Es uno de los métodos con eficacia más alta, existiendo varios productos para su control en el cultivo de cereales evitando su resistencia.
  • Otras medidas de control con eficacia baja – media serían la falsa siembra o el control mecánico.
El control de malas hierbas en los cereales de invierno es uno de los trabajos más importantes que se realizan sobre el cultivo y que impactan directamente sobre la cosecha. El conocimiento por parte de los agricultores de las especies de malas hierbas presentes en sus parcelas, la elección de las medidas de control adecuadas para su eliminación, momento de actuar y estado de desarrollo de la mala hierba es fundamental para la obtención de buenos resultados.

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *