Dar voz a los agricultores en el debate sobre el clima

Dar voz a los agricultores en el debate sobre el clima

Por Erik Fyrwald CEO Syngenta Group

De todas las personas que pueden desempeñar un papel fundamental para frenar el cambio climático, hay un grupo crítico cuya perspectiva suele faltar en este crucial debate global: Hay que dar voz a los agricultores.

Actualmente, la agricultura es un factor importante en la ecuación ambiental: contribuye con el 12 % de las emisiones globales de gases de efecto invernadero (GEI) y utiliza el 70 % de toda el agua dulce disponible. Y, sin embargo, se estima que 828 millones de personas pasaron hambre en 2021.

En todo caso, el problema del hambre ha empeorado, en parte por el impacto negativo que la guerra en Ucrania ha tenido en el suministro mundial de alimentos. Y el hambre no es solo un problema en algunas partes del mundo. Recientemente, la Administración Biden celebró una Conferencia de la Casa Blanca sobre el Hambre, la Nutrición y la Salud, destinada a ayudar a los millones de estadounidenses afectados por la inseguridad alimentaria y las enfermedades relacionadas con la dieta.

En resumen: necesitamos que la agricultura mundial sea aún más productiva, no que se frene y dar voz a los agricultores.

De hecho, en las próximas décadas, los agricultores enfrentarán un desafío cada vez mayor: producir suficientes alimentos para alimentar de manera asequible a una población mundial que se espera se acerque a los 10 mil millones para 2050, mientras además se reduce drásticamente el impacto de la agricultura en el medio ambiente.

Además, dado que los agricultores aspiran a producir hasta un 60 % más de alimentos para 2050, tendrán que lidiar con el impacto devastador que el cambio climático ya está teniendo en sus operaciones: fenómenos meteorológicos extremos sin precedentes, migración de plagas y enfermedades relacionadas con el clima, y la disminución del acceso a fuentes de agua dulce que ya no están disponibles.

El cambio climático ocupó un lugar central en el Diálogo Internacional celebrado en la ceremonia del premio mundial de la alimentación “Borlaug”, donde la destacada climatóloga, agrónoma y ex agricultora, Dra. Cynthia Rosenzweig, recibió el premio 2022 por su trabajo pionero en la modelización del impacto del cambio climático en los alimentos y la producción a nivel mundial. Como patrocinador de este evento desde hace mucho tiempo, en Syngenta felicitamos a la Dra. Rosenzweig y apreciamos sus décadas de investigación que están demostrando ser tan importantes en este momento.

Si queremos revertir el cambio climático y erradicar el hambre en el mundo, es imperativo dar voz a los agricultores en esta conversación ambiental y encontremos nuevas formas de apoyarles con innovaciones, con políticas gubernamentales y con asociaciones globales que hagan prácticas agrícolas climáticamente inteligentes, escalable y económicamente viables.

La agricultura regenerativa es una pieza fundamental del rompecabezas

Una de las vías más prometedoras para transformar la agricultura se conoce como «Agricultura Regenerativa». Es un enfoque basado en la ciencia que prioriza el cuidado y la restauración de la salud del suelo y la biodiversidad, con el doble objetivo de combatir el cambio climático y mejorar el rendimiento y la rentabilidad de los agricultores.

Las prácticas de agricultura regenerativa incluyen agricultura sin o con mínimo laboreo, rotación continua de cultivos, cultivos de cobertura y pastoreo de ganado cuidadosamente gestionado. Otro componente importante es la «agricultura de precisión»: el uso de tecnología punta y análisis de datos para optimizar los rendimientos y minimizar la necesidad de productos químicos.

Muchos agricultores han descubierto que la agricultura regenerativa puede ser económica y ambientalmente beneficiosa. Permite a los agricultores ahorrar dinero en suministros como el combustible diésel necesario para el laboreo intensivo y crea un círculo virtuoso en el que un suelo cada vez más saludable produce rendimientos más constantes. La agricultura regenerativa también secuestra carbono, eliminándolo de la atmósfera, donde contribuye al cambio climático, y encerrándolo en el suelo, lo que aumenta la absorción de agua y disminuye la necesidad de productos químicos como fertilizantes a base de nitrógeno.

Sin embargo, como ocurre con cualquier cambio importante, la transición a la agricultura regenerativa puede ser arriesgada para los agricultores y requiere un período inevitable de prueba y error. La agricultura regenerativa necesita nueva maquinaria, nuevas formas de trabajo y, para maximizar su impacto, nuevas herramientas y tecnologías digitales. Debido a que las condiciones del suelo y el clima varían ampliamente, las prácticas específicas que generan altos rendimientos para un agricultor en Idaho, por ejemplo, no pueden ser replicadas simplemente por un agricultor en Indonesia.

Compensar a los agricultores por sus contribuciones ambientales

Los agricultores son empresarios, por lo que debemos ayudarles a ganarse la vida con el trabajo esencial que realizan por nuestro planeta. Esto significa políticas que subsidian y ayudan a los agricultores en su transición a la agricultura regenerativa y que continúan este apoyo a medida que evoluciona la investigación y el desarrollo. En los EE. UU. y la UE, los agricultores regenerativos no reciben una compensación suficiente por su trabajo en nombre del medio ambiente.

Apoyar a los agricultores también significa desarrollar herramientas y soluciones innovadoras que les permitan minimizar el uso de productos químicos, maximizar los rendimientos y priorizar la salud del suelo, utilizando datos en tiempo real y análisis avanzados. Un ejemplo es la plataforma digital Cropwise de Syngenta, que los agricultores ya están utilizando para administrar casi 200 millones de hectáreas. Cropwise permite a los agricultores monitorizar datos agronómicos detallados y tomar decisiones informadas sobre todo, desde la selección de semillas hasta la gestión de la protección de cultivos y el momento de la cosecha.

También podemos ayudar a los agricultores a monetizar sus contribuciones ambientales mediante la creación de un mercado exitoso para créditos de carbono agrícola. Medir la captura de carbono, certificar las contribuciones de los agricultores y garantizar que los mercados de carbono funcionen de manera justa requerirá la cooperación entre las empresas, los gobiernos y los sectores sin fines de lucro. Tenemos un largo camino por recorrer: Una encuesta de la Universidad de Purdue de 2021 de productores de cultivos en hileras a escala comercial encontró que, si bien el 39% conocía las oportunidades para ser compensado por el secuestro de carbono, solo el 1% las solicitaba.

Estamos todos juntos en esto

Syngenta Group también forma parte de Imagine Food Collective, que reúne a más de dos docenas de directores ejecutivos de la industria alimentaria y agrícola para acelerar soluciones y prácticas amigables con el clima. Eso incluye grandes empresas globales que normalmente compiten, no colaboran. Y nos estamos asociando cada vez más con universidades y otras organizaciones de investigación, creando un valioso grupo de expertos dedicado a soluciones de agricultura sostenible y resultados verificados de forma independiente. Un ejemplo es una asociación con universidades e institutos de investigación en Dinamarca, para investigar cómo los diferentes sistemas agrícolas pueden ayudar a cumplir los objetivos de clima, suelo y rendimiento en diferentes tipos de terreno.

Hace algunos años, hubiera sido inusual ver a las grandes corporaciones agrícolas unir fuerzas entre sí y con organizaciones ambientales de esta manera. Pero el desafío de frenar el cambio climático al tiempo que aumenta la producción de alimentos requiere un cambio radical de los negocios habituales.

Los agricultores son los administradores supremos de nuestra tierra, pero no pueden hacer la transición a prácticas sostenibles y regenerativas por su cuenta. Al dar voz a los agricultores en la mesa de la conversación climática, y las herramientas, el financiamiento y la asistencia técnica para implementar las mejores prácticas de manera rentable, nuestra sociedad global tiene la oportunidad de alimentar al mundo y preservarlo también.

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.