¿Cómo evolucionarán los precios de nuestros Aceites de Oliva?

Cómo evolucionarán los precios de nuestros Aceites de Oliva

¿Cómo evolucionarán los precios de nuestros Aceites de Oliva?

La situación que actualmente estamos viviendo, ha sido excepcional, fue el primer momento en la historia, que con una campaña cuya producción estaba alrededor de la media, e incluso muy poquito por encima en España, los precios se incrementaron. Dicha apreciación del producto se generó por que en el resto de países productores, grandes oferentes, espacialmente Túnez, Italia, Grecia, o Portugal, entre otros, la cosecha fue escasa.

Todo ello generó que se produjera un desequilibrio entre oferta y demanda, siendo la demanda superior a la oferta, 2,90 millones de toneladas por parte de la oferta, mientras que fueron 3,18 las toneladas demandadas de aceites de oliva en el planeta.

La situación se vio apoyada por una sofisticación del consumidor generada por la pandemia, que en casa inmovilizó aceites de oliva de una calidad superior a la que anteriormente demandaba, y puso de manifiesto que la restauración, y la hostelería, no consumen tanto aceite de oliva como se pensaba. Otro factor importante fue la suspensión parcial de los aranceles para poder exportar a Estados Unidos, ello culminaba toda una serie de hechos que no hacían más que mejorar en origen las cotizaciones de nuestros aceites de oliva. 

Con respecto a la campaña próxima, se prevé una situación similar, es decir, la demanda superará a la oferta, debido a que las circunstancias climatológicas no están contribuyendo a que se obtengan las mejores de las cosechas en los países productores. Aunque la producción experimentará una tendencia positiva de casi un 9 por ciento, aun así, la demanda será superior aproximadamente a esta, en un 1,6 por ciento, ello ayudado por el enlace técnico, estrictamente necesario para el transcurrir de una campaña a otra, e incluso insuficiente. Esta situación provocará una tendencia de precios elevada, sostenible y de evolución estable hasta al menos, mayo del año próximo, momento en que se podrá vislumbrar algo de información en referencia a la campaña siguiente.

Por lo tanto, aunque se espera un punto de inflexión en los próximo meses, antes del comienzo de la campaña, es decir, cederían un poquito los precios a la baja motivado por una puntual caída de consumo debida a las vacaciones estivales, y a la apreciación del producto en el lineal, y tras ello se volverían a apreciar, e incluso se podrían dar situaciones de tensión, sobre todo en la categoría lampante.

Para concluir poner de manifiesto que por tanto los precios se mantendrán solventes y estables desde inicio de campaña con cotas similares a las que se estuvieron viendo esta campaña, e irán cediendo de forma gradual y por semanas hasta mediados de diciembre, manteniéndose constantes a unas cotas algo inferiores a las actuales, pero estables y sólidas hasta mayo, momento en el cual, se vislumbrarán algunos datos en relación a las expectativas de cosecha.

Tal hipótesis viene reforzada en que la evolución de los precios es cíclica, y así lo hemos constatado en estos 20 últimos años, y en dicho periodo, nunca se ha producido un ciclo de relativos bajos, o altos precios en origen, cuya duración fuera inferior a dos años, y la actual tendencia, hasta ahora, es de una sola campaña.

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.