Anthemis, mala hierba de otoño en cereales de invierno

Anthemis, mala hierba de otoño en cereales de invierno

Anthemis, mala hierba de otoño en cereales de invierno

Los cereales de invierno se ven afectados de forma significativa por la competencia directa de las malas hierbas, que representan el principal problema fitosanitario. El diagnóstico precoz de estas favorece su eliminación y con ello una menor amenaza para nuestros cultivos.

Anthemis, es una mala hierba anual que suele aparecer en tierras arenosas de pH ácido o neutro y se asocia normalmente con los cultivos de cereal o vid compitiendo por el espacio, la luz, el agua y los nutrientes, reduciendo el rendimiento de estos.

Se caracteriza por tener las hojas muy divididas y capítulos (reunión de flores diminutas que forman una única estructura) con lígulas blancas y flores centrales amarillas. Dado su aspecto parecido, se puede confundir con la Matricaria (manzanilla) y Anaciclus.

De esta mala hierba anual del grupo de las Asteraceae es interesante conocer los rasgos y saber identificar las 3 especies más comunes de aparecer en el cultivo: Anthemis arvensis L., Anthemis cotula L., Anthemis tinctoria L. siendo las Anthemis arvensis L. y Anthemis tinctoria las enemigas del cultivo de cereal de invierno dada su emergencia otoñal.

Anthemis arvensis L.

Conocida como la manzanilla bastarda es una plántula anual de verano con una emergencia otoñal o primaveral que fácilmente se puede confundir con la manzanilla. Las características diferenciadoras en las que hay que fijarse las siguientes:

  • A diferencia de la manzanilla, esta es una planta cuyos tallos están cubiertos de pelos y puede llegar a medir hasta 50 cm de altura.
  • Las hojas son de color verde grisáceo y alternas con pelos dispersos.
  • El receptáculo entre las flores es escamoso.
  • El fruto es un aquenio (fruto seco que contiene una sola semilla) liso, de sección cuadrangular o redondeada.

Anthemis cotula L.

Conocida de forma común como manzanilla hedionda, presenta un olor poco persistente, a menudo considerado desagradable. Al igual que Anthemis arvensis sus tallos están cubiertos de pelos.

En comparación con Anthemis arvensis (cuyas hojas son grisáceas), la manzanilla hedionda  se caracteriza por:

  • Tener hojas con matices verdes lima y un capítulo más pequeño.
  • Puede llegar a medir hasta 45 cm.
  • Sus frutos portan pequeños tubérculos a su alrededor y están provistos de 10 nervaduras longitudinales.

Anthemis tinctoria L

Conocida de forma común como: camomila amarilla o manzanilla de tintes, es una planta vivaz bienal que alcanza hasta los 80 cm de altura y se diferencia de las anteriores por sus flores amarillas parecidas a las margaritas, que se disponen terminalmente en largos tallos angulares.

¿Cómo diferenciamos a Anthemis de Matricaria y Anaciclus? 

Para diferenciarlas de una forma más sencilla, podemos fijarnos en el primer par de hojas verdaderas que tiene pelos a diferencia de la Matricaria. Esta vellosidad es menos pronunciada que en la Anaciclus.

Medidas de control de Anthemis.

El mejor control de Anthemis en cereal de invierno se consigue cuando las plantas están en sus primeros estados de desarrollo. Por eso es importante ser capaz de reconocer las principales especies en el estado de plántula.

Es deseable inspeccionar las parcelas de cultivo cuando el cereal está en estado de 2-3 hojas, revisando la parcela entera.

Las medidas de control que podemos llevar a cabo para reducir las poblaciones de Anthemis en el cultivo de cereal de invierno pueden ser:

  • Selección de semillas: Utilizar semilla de calidad, no sólo que no contenga semillas de Anthemis, sino que también permitan un elevado vigor de las plántulas de cereal en los primeros estadios, compitiendo así mejor con las malas hierbas.
  • Rotación: Cuanto más largas y diversas sean las rotaciones mejor, por crear una multiplicidad de condiciones que dificulta la presencia de Anthemis.
  • El laboreo del terreno: Su utilización se justifica en gran medida por su acción destructiva sobre la población de Anthemis. Las labores de fondo destruyen la vegetación que se ha desarrollado después de la cosecha y entierran en profundidad las semillas presentes en ese momento. Las labores secundarias controlan las pequeñas plántulas emergidas, permitiendo realizar las siembras en un lecho libre de malas hierbas.
  • Tratamientos herbicidas: Los productos fitosanitarios presentan una alta eficiencia, aunque se tiende más su uso post-emergencia, siendo en general preferibles los tratamientos precoces ya que requieren dosis menores de aplicación y destruyen la Anthemis antes de que estas lleguen a causar daños en el cultivo.

Aprende a identificar a tu “enemigo” para asegurar un alto rendimiento de tu cultivo de cereal de invierno.

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *