Activadores de defensas de las plantas: qué son y cómo actúan

Activadores de defensas de las plantas: qué son y cómo actúan

Activadores de defensas de las plantas: qué son y cómo actúan

Los activadores de defensas de las plantas son compuestos que permiten poner a punto los mecanismos internos de las plantas para protegerse frente a patógenos como bacterias, hongos y virus.

Las plantas poseen diferentes mecanismos de defensa para hacer frente a infecciones causadas por plagas o enfermedades y éstos pueden ser activados de manera automática por la propia planta o a través de  agentes externos.

Gracias a esta característica de las plantas, numerosas empresas y centros de investigación han desarrollado compuestos que ayudan a activar las defensas de las plantas. Esta activación permite al cultivo tener sus mecanismos de defensa listos cuando es atacado por una amenaza y así reducir los posibles daños provocados.

Estos compuestos son los denominados “activadores (o inductores) de defensas” y se definen como productos estimulantes de las defensas naturales de las plantas. Dichos compuestos no tienen una acción directa, sino que desencadenan en la planta una serie de modificaciones bioquímicas que promueven los diferentes modos de defensa vegetal. Este fenómeno es conocido como Resistencia Sistémica Adquirida (SAR).

Los activadores de defensas de las plantas funcionan, en muchos casos, como las vacunas: simulan el ataque de un patógeno promoviendo una respuesta interna (endógena) de la planta, que conlleva la producción de diferentes moléculas de defensa frente a dicho patógeno; esta respuesta puede ser “recordada” por la planta fortaleciéndola para resistir futuros ataques del patógeno.

La Resistencia Sistémica Adquirida (SAR) resulta muy interesante, desde el punto de vista agronómico, por dos características: la primera es que es una resistencia duradera (de días a semanas) por lo que los activadores de defensa que se utilicen para promoverla se podrán utilizar de forma preventiva dentro de la estrategia de control planteada; y, por otro lado, confiere resistencia a un amplio espectro de patógenos.

La forma más habitual de activar las defensas de las plantas es el uso de compuestos químicos que mejoran de forma natural la resistencia frente a patógenos. Así, en caso de transmisión de un virus por ejemplo, la planta, o más bien su mecanismo de defensa, reacciona segregando sustancias o incluso necrosando la zona de infección. Esto reduce la replicación y propagación del virus dentro de la planta, limitando el posible daño provocado.

Otra forma de activar las defensas naturales de las plantas es a través de los denominados HIPV (del inglés Herbivore Induced Plant Volatitles). Recientes estudios del IVIA (Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias) han demostrado que, mediante las estrategias de control biológico, las especies zoofitófagas son capaces de inducir defensas a los tomates, liberando estos compuestos conocidos como Volátiles vegetales inducidos por herbivoría).

Una planta puede emitir determinados volátiles cuando es atacada por un fitófago, y estos pueden ser reconocidos por una planta sana vecina como una señal de alerta. La detección de estos volátiles de alerta en plantas sanas puede desencadenar la inducción de mecanismos de defensa en previsión del inminente ataque.

En esta misma línea de investigación, se ha demostrado que esa inducción de defensas puede venir desencadenada por un organismo utilizado comúnmente en el control biológico de mosca blanca en pimiento: Orius laevigatus.

Este hemíptero de la familia de los antocóridos, puede atacar diferentes organismos como moscas blancas, huevos de lepidópteros, ácaros y trips. En estos estudios se pudo demostrar que el comportamiento fitófago de O. laevigatus en pimiento desencadena respuestas defensivas en la planta, las cuales contribuyen a la repelencia de plagas.

Disponer de soluciones que activen las defensas de las plantas es una estrategia a tener en cuenta en el control integrado de nuestros cultivos de tomate y pimiento. Su modo de acción puede complementar el uso de soluciones fitosanitarias u organismos de control biológico de diversos insectos vectores de virus, proporcionando una defensa completa al cultivo.

No te pierdas nuestro próximo comunicado, donde hablaremos en mayor profundidad de las soluciones que tenemos en Syngenta para el control de vectores de virus y la activación de resistencias de las plantas.

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *